La tierra, el agua, el fuego y aire en el pensamiento transformacional

Grandes culturas como la persa, la caldea, la hebrea, la egipcia o la griega enseñaron y difundieron en sus conceptos mitológicos que el universo inferior consistía en un complejo e intrincado compuesto de los cuatro elementos primarios de la naturaleza: tierra, agua, fuego y aire. De igual forma, casi todas las culturas orientales tienen en las raíces de sus bases filosóficas y místicas el mismo principio, la íntima relación de los cuatro elementos primarios de la naturaleza en el mundo visible. La fuerza de estos elementos confluye hasta los seres vivos y forma parte de la naturaleza humana hasta el punto de ser una esencia indisoluble del pensamiento. La transformación del pensamiento también está ligada a la energía de los elementos primarios.

Si bien la majestuosa Esfinge egipcia sigue guardando misteriosos enigmas en su construcción y simbolismo, casi todos los historiadores y antropólogos coinciden en que los cuatro elementos se encuentran manifestados en su composición. Los asirios también representaron la fuerza de los cuatro elementos en su mitológico monstruo mitad hombre, mitad toro. La cultura hebrea diseñó su particular representación en una extraña bestia que tenía cuatro cabezas: una de hombre, otra de águila, otra de león y la última de toro. Esta representación asignaba a la cabeza de toro, la tierra; a la cabeza del águila, el agua; a la cabeza del león, el fuego y el aire quedó reflejada en la cabeza humana.

Agua, fuego, tierra y aire.
Agua, fuego, tierra y aire.

Cada semana en el Taller de Magia Mental y Pensamiento Transformacional ofrecemos herramientas,  ejercicios y prácticas que ahondan en el proceso de coaching espiritual y elevar nuestros pensamientos para la construcción de una vida física y mental más saludable.

De alguna forma estos elementos primarios resaltados en la antigüedad fueron también asimilados y asociados (de forma simbólica/figurativa), por la ciencia como representantes del carbono, el hidrógeno, el nitrógeno y el oxígeno, precisamente los cuatro elementos básicos que componen toda estructura corpórea.

Esta correlación también la podemos encontrar en el reino del pensamiento, la naturaleza mental está impregnada por estos cuatro elementos fundamentales. Las filosofías orientales ya la conocían en tiempos de Lao Tzé y los místicos hindúes ya mencionaban la importancia del agua, el fuego, la tierra y el aire en su íntima influencia en el pensamiento.

En el plano del pensamiento, la tierra se manifiesta como la praticidad/funcionalidad, el agua como la versatilidad, el aire como la idealidad y el fuego como la impetuosidad. Como consecuencia de esta interrelación, puede decirse que la mente (y el pensamiento) se encuentra en perfecto estado cuando estos cuatro estados de la naturaleza están equilibrados en la ‘naturaleza mental’.

Todas las culturas del pasado sabían que la analogía mental de los elementos producía pensamientos correctos para el desarrollo mental, físico y espiritual del ser. Si la mente es demasiado práctica, la naturaleza deviene fría como la tierra, Si es demasiado impetuosa, la razón se ofusca. Cuando el elemento terreno del pensamiento (es decir la practicidad) predomina, se produce el ser materialista; cuando el elemento ácueo del pensamiento (versatilidad) se impone, tenemos al inconstante; cuando el elemento ígneo del pensamiento (impetuosidad) predomina, surge el fanático y, cuando el elemento aéreo del pensamiento predomina (idealidad), aparece el idealista o soñador sin sentido práctico. Cuando todo se halla en equilibrio, la idealidad es controlada por la practicidad, la impetuosidad es controlada por la idealidad, y la naturaleza rígida de la practicidad brilla por la influencia de la versatilidad.

Según una interpretación del sapiensal libro del ‘I Ching’, “el agua, la tierra, el fuego y el aire conforman todo ser y son constituyentes de todo pensamiento que aflora”.

Para Confucio: “La naturaleza es madre de todo sentido y acción, es transformadora y creadora”.  Transformarse también es estar en el orden de la naturaleza.

Taller de Magia Mental y Pensamiento Transformacional

Mejora tu economía. Mejora tu bienestar. Mejora tus relaciones. Mejora tu vida. Mejora tu potencial interior.

Taller de 6 horas. Plazas limitadas. Reserva ya. Inscripciones abiertas.

Precio del Taller: 50 euros.

Horarios: miércoles y jueves de 18:00 a 21:00 horas. Viernes de 18:00 a 21:00 horas y sábado de 10:30 a 13:30 horas. Talleres especiales los sábados. Clases especiales los sábados.

Teléfono: 657330324.

Dirección: C/Azcárraga nº 2. Puerta 1. Valencia 46008.

Twitter:  @magiamentalval                                       Facebook: Magia Mental Valencia

Email: magiamental@outlook.es

La transformación del pensamiento también está ligada a la energía de los elementos primarios.
La transformación del pensamiento también está ligada a la energía de los elementos primarios.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s