Transformar la realidad personal es transformar la realidad social

Todos sabemos que estamos inmersos en una dolorosa y terrible crisis sanitaria, humanitaria y económica. De igual manera sabemos que asistimos a las consecuencias de una crisis de valores que ha llevado a la sociedad a imponer el materialismo y el consumismo como únicas banderas del desarrollo social y personal. El COVID-19 ha desnudado la precariedad de muchos de los argumentos sobre los que se erigía el modelo en construcción. La falsa realidad sobre la que nos desplazábamos cae frente a un enemigo microscópico. Es hora de tomar consciencia y crear, desde lo personal, desde lo individual, una nueva forma de construcción de la realidad. Una realidad propia que no atienda las necesidades del mercado ni a las reglas de un pensamiento único, globalizado y direccionista.

Nuestra sociedad tiende a homogenizar a los individuos, a encasillarlos en números y a darles un valor productivo para que sean piezas que encajen en  la gran maquinaria del poder (consumista ) y del sometimiento ideológico bajo una estratégica ilusión de realidad. Su mantra predilecto es ‘Tanto tienes, tanto vales’; su segunda ley, ‘El mercado rige las reglas’. Precisamente por ello nace la orientación compulsiva hacia el TENER y no hacia el SER. Buda nos recuerda la importancia de nuestra mente creadora al decir: “Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado”.

Es hora de tomar consciencia y crear, desde lo personal, desde lo individual, una nueva forma de construcción de la realidad.
Es hora de tomar consciencia y crear, desde lo personal, desde lo individual, una nueva forma de construcción de la realidad.

No cabe duda que la mentalidad mercantilista se ha demostrado obsoleta. Los viejos principios basados en la acumulación, la fuerza del poder o la ley del más fuerte necesitan dar paso a nuevos valores centrados en la cooperación, la solidaridad, el equilibrio y la responsabilidad personal. Es necesario tomar este momento de conflicto e incertidumbre que vivimos como una oportunidad para reconstruirnos a nosotros mismos, para crear una nueva realidad personal (propia) que nos ayude a ser mejores. Uno de los principios que utiliza el pensamiento transformacional basa su argumento en el hecho de que CREER ES CREAR. La magia mental funciona cuando somos conscientes de nuestra capacidad creadora. Es verdad que es necesario que la sociedad, en su conjunto, cambie pero…, mucho más necesario es que seamos nosotros, a nivel personal, quienes demos el primer paso. Prentice Mulford escribió en 1870: “Cuando te dices, ‘voy a hacer un viaje agradable o visitar un lugar agradable’, literalmente estás enviando elementos y fuerzas por delante de tu cuerpo que organizarán las cosas para que tu viaje o visita sean agradables. Cuando estás de mal humor antes de tu visita o viaje, tienes miedo o sientes que va a pasar algo desagradable, estás enviando agentes invisibles por delante de ti que crearán algún tipo de situación desagradable. Nuestros pensamientos o, en otras palabras, nuestro estado mental siempre están en funcionamiento ‘arreglando’ las cosas buenas o malas por adelantado”.

Es necesario revisar y cambiar nuestras creencias desde nuestra libertad y responsabilidad ya que de esa forma contribuiremos a crear no solo una nueva realidad personal sino que también facilitaremos una nueva realidad social mucho más rica, más equilibrada y de bienestar compartido.

Taller de Pensamiento Transformacional y Magia Mental

Mejora tu economía. Mejora tu bienestar. Mejora tus relaciones. Mejora tu vida. Mejora tu potencial interior.

Taller de 6 horas. Plazas limitadas. Reserva ya. Inscripciones abiertas.

Precio del Taller: 50 euros.

Horarios: miércoles y jueves de 18:00 a 21:00 horas. Viernes de 18:00 a 21:00 horas y sábado de 10:00 a 13:00 horas.

Teléfono: 657330324.

Dirección: C/Azcárraga nº 2. Puerta 1. Valencia 46008.

Twitter:  @magiamentalval                                       Facebook: Magia Mental Valencia

Email: magiamental@outlook.es

Pensamiento.

Antes del ‘día después’ hay posibilidades para cambiar

Hace algunos meses, desde estas mismas páginas, iniciábamos un artículo bajo las premisas de dos importantes personalidades del mundo de la ciencia y la espiritualidad, Vicktor Frankl y Jiddu Krishnamurti. Ambos aportaron desde sus estudios y experiencias herramientas indispensables para afrontar los avatares a los con enfrentamos a diario:

En 1946 el famoso psiquiatra Vicktor Frankl publicaba su libro ‘El hombre en busca de sentido’; en él planteaba una de sus más importantes tesis: siempre se pude encontrar un sentido a la vida pese a las circunstancias más adversas y terribles. Incluso frente al dolor y la muerte tenemos la opción de darle sentido a nuestra realidad.

Su máxima puede definirse como que la libertad del ser humano nadie, ni nada, pueda arrebatarla y es lo que permite que la vida pueda tener un sentido, un sentido positivo. Cada persona tiene un propósito vital propio y distinto a los demás, y puede que ese propósito cobre un sentido distinto a su vida en cada etapa de su existencia. Como bien decía el filósofo Jiddu Krishnamurti: “Hay una acto mágico en el momento que le damos sentido a nuestras vidas”.

Hoy, tras la terrible pandemia que vivimos como consecuencia del COVID-19, nos preguntamos qué ocurrirá el día después, el día que tras el fin del confinamiento reanudemos nuestras vidas y debemos recomponer muchas de las áreas que quedaron arrasadas, descompuestas, asoladas o postergadas debido a la crisis padecida. La vida, este mágico paseo que realizamos durante un breve espacio de tiempo, nos cuestiona continuamente, nos pregunta qué haremos ahora ante la situación que nos toca vivir, no la de mañana ni pasado, y somos nosotros quienes debemos darle una respuesta que no siempre es fácil de encontrar.  En ese espacio de tiempo, que en muchas ocasiones se antoja eterno, en el que no encontramos respuestas, experimentamos una sensación de vacío, de desconcierto, de soledad, que se convierte en angustia y hastío existencial cuando descubrimos que, pese al dolor que nos causa, la respuesta no existe.

Pese a todo, para superar ese sufrimiento, ese dolor que nos crea pensar que la vida no tiene sentido, tenemos que partir de la creencia, hoy y no mañana, que dicha respuesta sí existe. Hay una potente clave para dejar en el sufrimiento del ‘día después’: no preguntarnos por qué sino para qué nos sirve vivir la circunstancia que vivimos y que, inevitablemente, nos toca vivir. Recuperemos a Krishnamurti: “Hay una acto mágico…”. La frase no es baladí, en muchas ocasiones hay cosas que se pierden al empezar a buscarlas con desesperación y precisamente la magia, nuestra magia mental, nuestra capacidad de transformar la realidad actúa cuando le damos un sentido a nuestras vidas, cuando le inyectamos unas metas vitales. Se sabe que el sufrimiento humano, tanto individual como colectivo, está básicamente asociado con la vivencia abrumadora del sinsentido. La vida es hoy, ahora mismo, y transformarla para construir una realidad a nuestro favor es comenzar a fabricarla en este momento y no en el día después.

Taller de Pensamiento Transformacional y Magia Mental

Mejora tu economía. Mejora tu bienestar. Mejora tus relaciones. Mejora tu vida. Mejora tu potencial interior.

Taller de 6 horas. Plazas limitadas. Reserva ya. Inscripciones abiertas.

Precio del Taller: 50 euros.

Horarios: miércoles y jueves de 18:00 a 21:00 horas. Viernes de 18:00 a 21:00 horas y sábado de 10:00 a 13:00 horas.

Teléfono: 657330324.

Dirección: C/Azcárraga nº 2. Puerta 1. Valencia 46008.

Twitter:  @magiamentalval                                       Facebook: Magia Mental Valencia

Email: magiamental@outlook.es

Krishnamurti.